El vino también cuida la salud del planeta

5 de Junio - Día Mundial del Medio Ambiente

 

Madrid, 5 de junio de 2020 – Hoy, Día Mundial del Medio Ambiente, es la fecha más importante en el calendario oficial de las Naciones Unidas para fomentar la acción ambiental. Desde 1974, el 5 de junio se ha convertido en una plataforma global de alcance público que reúne a gobiernos, empresas, celebridades y ciudadanos en torno a un asunto ambiental apremiante.

En 2020 el tema es la biodiversidad –motivo de preocupación tanto urgente como existencial–. Eventos recientes, como los incendios forestales sin precedentes en Brasil, California y Australia, la invasión de langostas en el Cuerno de África y ahora la pandemia de COVID-19, demuestran la relación inextricable entre los humanos y las redes de la vida en las que vivimos.

En este sentido, España, por su localización, se está viendo muy afectado por el incremento de las temperaturas y la disminución de precipitaciones derivadas del Cambio Climático. Ante esta realidad, sectores como el vitivinícola se han unido para poner en marcha diversas iniciativas que buscan garantizar la sostenibilidad del planteta desde la investigación, desarrollo e innovación hasta la promulgación de certificaciones medioambientales.

Actualmente, el compromiso de las bodegas con la mitigación de los efectos del cambio climático es total con la idea de garantizar una materia prima de calidad en el futuro. Para ello, se están llevando a cabo estrategias de producción más sostenibles en la defensa y protección del medio ambiente como son la mejora en la utilización de las energías, concediendo una mayor importancia a las técnicas para la racionalización del uso del agua o bien, a la reducción de la huella de carbono y en consecuencia, en la ordenación de la producción, de la comercialización y del territorio. 

Por su parte el consumidor final, cada vez está solicitando mayor información y garantías de calidad sobre los procesos de producción y elaboración del vino y que estos sean respetuosos con el medioambiente como, por ejemplo, la elaboración de un packaging reutilizable o la reducción del peso de las botellas. 

 

Cuidar el Medio Ambiente es cuidarnos a nosotros mismos

No olvidemos que el vínculo entre el hombre y las vides es de los más longevos, una relación que sustenta el poder curativo y protector de la naturaleza.  Durante el confinamiento los ciudadanos nos hemos dado cuenta de la necesidad del ser humano por estar en contacto con la naturaleza. Desde la Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición, FIVIN, recuerdan que varios estudios reconocen que el senderismo y nuestros paseos por el campo, por nuestros viñedos o bosques reduce el estrés y fortalece el sistema inmunológico debido a que la presión arterial, la tensión muscular y el nivel de hormonas estresantes disminuye más rápidamente en ambientes naturales. El cuerpo se siente mejor, respira y se predispone a seguir descubriendo nuevas sensaciones.

En este sentido, en estos momentos el enoturismo es una excelente opción para desconectar de la tensión de estos duros meses, contribuye a mejorar la salud, ya que promueve los principales valores de la cultura del vino, aquellos que hacen referencia a un estilo de vida sano y saludable. Tras el confinamiento, las bodegas están cuidando todos los protocolos para ofrecer visitas seguras, adecuando los espacios, gestionando los aforos de las distintas salas que se visitan y colocando máquinas dispensadoras de geles desinfectantes en el recorrido, entre otras actuaciones. 

Como señala António Guterres, secretario general de las Naciones Unidas “Mientras trabajamos para reconstruir mejor, pongamos a la naturaleza en el lugar que le corresponde: en el centro de nuestras decisiones.En este Día Mundial del Medio Ambiente, es hora de pensar en la naturaleza”