· 

Impactos globales de la crisis y la recesión del coronavirus en el vino: Actualización de la OIV

La OIV publicó la semana pasada su informe annual “Estado del mundo” sobre el sector vitivinícola (a través de videoconferencia para respetar el distanciamiento social, por supuesto) que es digno de mención tanto por su visión del pasado reciente como por su análisis provisional de las condiciones actuales y las tendencias futuras. (A continuación se proporcionan los enlaces al resumen del informe, la presentación en pdf, y el informe en pdf).

 

Por Mike Veseth *

En circunstancias normales, mi atención se centraría en el informe anual propiamente dicho y en el estudio especial sobre el auge del vino espumoso, recientemente publicado, ambos llenos de datos y análisis sólidos. Pero, como diría el Director General de la OIV, Pau Roca, estos son informes de espejo retrovisor que documentan un mundo que ya no existe de la misma manera. Son útiles, sin duda (véase más abajo), pero no abordan directamente las cuestiones más apremiantes de hoy en día sobre el futuro del sector vitivinícola a nivel mundial.

Por lo tanto, debemos pasar de la medición cuantitativa a las evaluaciones cualitativas y a la especulación informada, y eso es lo que Pau Roca proporcionó en la conferencia de prensa y en el informe en vídeo resultante (véase el vídeo de YouTube más abajo). A continuación, comento algunos de los aspectos más destacados por la OIV.

 

Una verdad incómoda 

Es una verdad incómoda que los países que ocupan los primeros lugares en el consumo total de vino (Estados Unidos, Reino Unido, España, Italia, Francia, etc.) sean también los países que han experimentado el impacto más severo de la pandemia del coronavirus. Y es probable que estén entre los más afectados por la recesión. Por lo tanto, el impacto global en el sector del vino será mucho más grave que si solo uno o dos de estos mercados se vieran afectados.

A nivel mundial, estamos observando dos cambios importantes: un cambio en los canales de venta y una caída de la demanda, inmediata en algunas regiones y eventual en otras (ver más abajo). Las ventas de vino a través de bares, restaurantes y canales relacionados con los viajes y el turismo (piénsese en los cruceros y las tiendas duty free) han colapsado y no está claro cuánto tiempo será necesario para la recuperación de estos sectores, incluso cuando se dé luz verde para su reapertura.

Las ventas de los supermercados y el comercio electrónico han aumentado. En algunas regiones hay una ganancia neta en las ventas al menos a corto plazo, pero esto no es cierto en todas partes. En los EE.UU., por ejemplo, las ventas fuera del local han aumentado lo suficiente en las últimas semanas como para producir una ganancia neta en los ingresos a corto plazo.

Se prevén disminuciones netas tanto en el volumen como en el valor de las ventas para algunas partes de Europa donde el consumo en bares y restaurantes es especialmente relevante y los viajes y el turismo son factores importantes, teniendo como resultado un aumento del superávit de vino. Parece probable que vuelva la destilación de crisis, a la que consideramos un artefacto de los malos tiempos del “lago vinícola” de la UE, y que lo haga en gran medida, para estabilizar los ingresos de los agricultores y productores de vino ¿Quizás el alcohol industrial que resulte pueda ser usado como desinfectante de manos?

El cambio al comercio electrónico será bienvenido por muchos pequeños y medianos productores que han perdido a sus principales clientes y no pueden competir eficazmente por las ventas de alto volumen en los supermercados. La crisis es un acelerador en este sentido, incrementando rápidamente una tendencia existente. En conjunto, estos impactos presentan muchos desafíos y algunas oportunidades, creando perdedores y algunos ganadores.

 

Efectos de la recesión 

Esta crisis económica emergente ha sido comparada con la Gran Depresión en los EE.UU. y con los graves problemas económicos posteriores a la Segunda Guerra Mundial en Europa, pero en realidad todavía no sabemos cómo de profundo será el declive ni cuánto tiempo durará. Estos extremos sólo se aclararán en el momento que la imagen del espejo retrovisor se enfoque.

Pero el espejo puede ya revelar las tendencias que hay que buscar mientras tanto.  Arriba se muestran los gráficos de la OIV para el consumo mundial de vino espumoso. El gráfico superior muestra las tendencias de volumen y valor indexadas a 2002 = 100. El gráfico inferior muestra el precio medio de las botellas.  Préstese atención al cambio en los volúmenes de vino espumoso antes y después de la crisis financiera mundial de 2008-2009 para ver cómo una crisis económica puede alterar las tendencias de consumo.

En términos de volumen de ventas, el vino espumoso sufrió una gran caída en 2008-2009 y luego volvió a su tendencia al alza, pero desde la base inferior.  Nunca alcanzó el nivel que habría alcanzado sin la crisis. Esa caída durante la recesión dio lugar a un volumen persistentemente menor en comparación con la tendencia anterior.

Y - este es un punto importante - esto es cierto a pesar de que los últimos años incluyeron el auge mundial del Prosecco, que elevó los volúmenes de vino espumoso, a pesar del descenso del precio promedio de la botella. Sin el auge del Prosecco (y la disminución de los precios medios de los vinos espumosos que produjo), el impacto recesivo sostenido en el tiempo sería aún más pronunciado.

Ahora bien, el vino espumoso no es todo el vino y el pasado no es necesariamente el futuro - su kilometraje puede variar, como dicen - pero estos gráficos muestran que las recesiones pueden tener efectos duraderos en los mercados mundiales del vino.

 

Cómo no desperdiciar una crisis

Dicen que es importante no desperdiciar una crisis porque a veces pueden ocurrir cambios importantes en tiempos turbulentos que de otra manera serían imposibles. Como se ha sugerido anteriormente, muchas empresas vitivinícolas están aprovechando la crisis como una oportunidad para pasar a los canales de comercio electrónico o para diversificar sus fuentes de ingresos. Puede que nunca hubieran llegado a esto sin la crisis. Ahora hay pocas opciones.

Hay buenos usos de esta crisis, como Pau Roca señaló en sus comentarios. Esta emergencia de salud pública mundial, por ejemplo, nos muestra la importancia de la experiencia científica y la acción colectiva cuando se enfrenta a un problema mundial. Sería bueno que el coronavirus nos hiciera pensar y actuar más seriamente de esta manera sobre otras amenazas globales, especialmente la emergencia del cambio climático global, que no desaparecerá cuando se resuelva la crisis del coronavirus.

 

 

 

Por otro lado, Pau Roca señala que es un mal uso de la crisis promover cínicamente el consumo de alcohol en este momento o hacer lo contrario, tomar esto como una oportunidad para avanzar en una agenda prohibicionista. Es fácil que el vino quede atrapado en el fuego cruzado de esta crisis, como en Sudáfrica donde, durante varias semanas, se prohibió la venta de vino en el mercado nacional (debido a la preocupación por el abuso de alcohol) y tampoco se permite su exportación, debido a la prohibición del transporte no esencial. ¡Caramba!

 

Gracias a Pau Roca y a la OIV por su trabajo en estos temas.



Artículo completo en https://wineeconomist.com

 

 

* Mike Veseth es editor de The Wine Economist y autor de varios libros sobre economía del vino como Wine Wars (2011), Extreme Wine (2013) Money, Taste & Wine: It's Complicated (2015) o Around the World in Eighty Wines (2017). Veseth es también profesor emérito de Economía Política Internacional en la Universidad de Puget Sound (Washington)